Cristina Manrique

Licenciada en Derecho por la UAM en 1997 me incorporé a la asociación de Parkinson AlcoSSe en 2014, después de haber trabajado durante mi juventud en un servicio de ayuda a domicilio y como auxiliar en centros de día. La experiencia de cuidar fue, en aquel momento, algo que me desbordaba y me afectaba personalmente el tratar con personas afectadas de diferentes enfermedades y mi carrera profesional discurrió por otros cauces.

Estudié Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid y trabajé como administrativa en diversas empresas y también como administradora de páginas web.

Estas experiencias, junto al diagnóstico de Parkinson de mi madre, me hicieron una candidata excepcional para ocuparme de la asociación que ya en 2014 empezaba a crecer y a necesitar una dedicación más allá de la voluntariedad de la Junta Directiva. Dejé mi trabajo como administrativa en un ayuntamiento y tomé así una de las mejores decisiones de mi vida; ocuparme de las personas con Parkinson y continuar el trabajo que mis padres, junto con otra veintena de personas afectadas por la enfermedad, iniciaron en 2009 apoyando a las familias, proporcionando terapias y buscando recursos para hacer más fácil el camino a quienes se acercan a AlcoSSe.

En 2015 me formé como Doula y este aprendizaje me abrió la puerta a reconocer el placer de acompañar a quien lo necesita en procesos vitales difíciles como es el enfrentarse a un diagnóstico de Parkinson, ya sea propio o de un familiar.

Hoy en día tengo el orgullo de trabajar en la Asociación en la que mis dos progenitores han sido nombrados socios de honor, de verla crecer y enfrentarse a retos que la han hecho más fuerte, como la pandemia mundial de coronavirus o el reciente cambio de imagen del que forma parte esta nueva web para la que escribo.